Elegir correctamente la ropa de cama influye en la manera en la que dormimos. Si elegimos las medidas, los materiales e incluso los colores adecuados, descansaremos mejor todas las noches y nos despertaremos con más energía para afrontar el día a día. A continuación te presentamos una serie de consejos para ayudarte a escoger la ropa de cama que mejor se adapte a tu manera de dormir.
 


Primero, las medidas

Parece obvio, pero lo primero que debemos hacer antes de empezar a elegir la ropa de cama es medir el colchón. Existen muchas medidas, debemos tener claro cuánto mide el nuestro y prestar atención a las etiquetas de los productos que vayamos a comprar.

En las etiquetas de las sábanas superiores y fundas nórdicas indicamos la medida de la sábana o funda, no de la cama. Por eso te recomendamos que te fijes en los símbolos que verás en la etiqueta. Podrás diferenciar claramente entre artículos para camas individuales de 80cm y 90cm y artículos para camas dobles de 140cm, 160cm y 180cm.


Fíjate en el número de hilos

A mayor número de hilos por pulgada, mayor densidad y resistencia tendrá la tela y, por tanto, mayor calidad. La media de número de hilos de una sábana estándar es de unos 120 por pulgada cuadrada. Lo recomendable es elegir aquellas a partir de 200 para que la calidad empiece a ser realmente buena. Así que ya sabes, ante la duda, revisa siempre el número de hilos.


Elige el material de tu ropa de cama

Lyocell, algodón o poliéster. Elegir el material para tu ropa de cama es una decisión importante. El poliéster es el material más económico y, generalmente, podrás encontrarlo mezclado con algodón. Esta mezcla hace que tu ropa de cama se arrugue menos.

En algunos casos verás que mezclamos algodón con lyocell, una fibra de celulosa que se obtiene de la madera. Es un material renovable y más sostenible que el algodón, y la mezcla da como resultado sábanas muy suaves que absorben la humedad y mantienen un entorno de descanso seco durante toda la noche.

El algodón es el material estrella, porque es el más suave, transpirable y agradable al tacto. Gran parte de nuestra ropa de cama es 100% algodón sostenible, es decir que se recicla y cultiva con un menor consumo de agua, pesticida y fertilizantes.


El color influye en el confort y la calidad

Al no tener que tratarse con tintes, la ropa de cama blanca mantiene mejor las fibras naturales del algodón y además es más respetuosa con el medioambiente. Pero si hay una manera de decorar tu dormitorio por poco dinero, es con los textiles. Las sábanas y fundas de edredón de colores vivos y alegres estampados le aportan a tu cuarto un toque más personal, llenándolo de luz, de calma o de lo que tú quieras llenarlo.

En IKEA encontrarás una gran variedad de colores y diseños para tu ropa de cama, combínalos como más te guste y crea un lugar en el que te sientas bien.


Y ahora, el edredón

Llega el momento de tomar otra decisión importante, el edredón. En IKEA sabemos que el descanso es algo muy personal, por eso tenemos edredones para todo tipo de soñadores. A continuación te ofrecemos algunas ideas que te ayudarán a elegir tu edredón ideal.

Primero, la temperatura: Si eres caluroso a la hora de dormir, elige un edredón fresco. Son más finos y con menos relleno, perfectos para ti. Si, por el contrario, eres de los frioleros, elige un edredón cálido, con más relleno, más grueso y calentito. ¿No sabes por cuál decantarte? Tranquilo, también tenemos el edredón perfecto para ti. Los edredones 4 estaciones te aportan el nivel ideal de abrigo y calidez para cualquier época del año. ¡Comodidad personalizada para el lugar de tus sueños!
Los materiales también son importantes a la hora de decidirte. El lyocell absorbe la humedad, crea un ambiente seco y confortable, y te ayuda a mantener una temperatura agradable y uniforme. El poliéster, por su parte, es un tejido muy fácil de cuidar y resistente a los ácaros. La pluma tiene un gran poder de almacenamiento térmico, una gran capacidad aislante y es muy transpirable. Y por último, el plumón es más ligero y esponjoso que la pluma, perfecto para acurrucarte toda la noche.


Una almohada para dormir mejor

Sabemos que cada persona duerme a su manera, por eso hemos diseñado almohadas que se amoldan a las diferentes posturas de descanso. Da igual si duermes boca arriba, boca abajo o de lado, te garantizamos un sueño reparador todas las noches. Tenemos almohadas altas, bajas o ergonómicas; diferentes materiales y protectores de almohada para que puedas mantenerla siempre limpia y fresca.

Almohadas para los que duermen boca arriba

Tienen una inclinación que ofrecen un apoyo excelente para la parte superior de la espalda y el cuello. La cabeza se acomoda perfectamente. Relájate.

Almohadas para los que duermen de lado

Ni muy dura ni muy blanda, para que puedas apoyar con comodidad la cabeza y el cuello. No te dejes engañar por su apariencia, estas almohadas te transportarán al paraíso mientras duermes.

Un poco de todo

¿Sientes curiosidad por cómo sería dormir sobre una nube? La forma de estas almohadas las convierten en una solución muy cómoda sea cual sea la forma en la que duermes.

Almohadas sintéticas

Las almohadas de materiales sintéticos son las adecuadas para quienes, por ejemplo, sufren de alergias. Además son muy fáciles de limpiar.

Almohadas de pluma y plumón

Siente el verdadero placer de la naturaleza con nuestras almohadas fabricadas con materiales naturales. Las almohadas de pluma y plumón son muy cómodas y confortables para el descanso de tu cabeza.
 

Almohadas ergonómicas

Consigue los beneficios de un sueño reparador con nuestras almohadas ergonómicas. Cuando el cuello y la cabeza reposan sobre una buena almohada, duermes mejor.


Protege siempre tu colchón

Los protectores de colchón son una buena manera de protegerlo de las manchas y la suciedad,  alargando la vida de tu colchón. Los protectores no se mueven del sitio gracias a los elásticos en las esquinas, y la mayoría son impermeables para una protección óptima. Además, puedes lavarlos a máquina siempre que lo necesites.

Otra buena opción son los colchoncillos, ideales para añadir un extra de comodidad a tu colchón y evitar al mismo tiempo su desgaste.


Algunos consejos de lavado

Para que tu ropa de cama dure más y conserve su calidad, sigue siempre las instrucciones de lavado de cada textil, porque según su material puede variar su cuidado. Te recomendamos que laves tu ropa de cama a 60º y no te pases con la cantidad de detergente, porque si no se aclara bien, la calidad del textil puede verse afectada. Tampoco te recomendamos usar lejía o productos blanqueantes, ya que pueden dañar los tejidos. Y, por favor, sigue siempre los símbolos de mantenimiento que te explicamos a continuación.




Cargando ...