Calcula tu financiación

Comodidad es la suma de sus partes

Un buen cojín es lo más importante. Ese fue nuestro punto de partida cuando creamos el diseño de la serie de sofás GRÖNLID. A eso le añadimos un reposabrazos cómodo y el respaldo adecuado. Además, gracias a la flexibilidad de sus módulos, el sofá GRÖNLID se adapta a tu espacio y a tu manera de vivir. Y, por supuesto, sus fundas son suaves y muy agradables al tacto, fabricadas con algodón obtenido de manera sostenible, poliéster y lino, lavables y fáciles de cambiar cuando te apetezca renovar el color de tu salón.

+